Archivo de etiquetas| respiración

Aceite esencial de jazmín

jazmin

Ha sido llamada “la reina de las esencias de las flores” y se ha empleado en filtros amorosos por su gran fama de afrodisíaca. Es muy utilizada en la India para elaboración de ungüentos aromáticos y en las ceremonias donde los invitados suelen ser obsequiados con brazaletes y collares de estas flores.
En china su té es una de las bebidas favoritas y en Indonesia es un aderezo popular en su cocina. Fueron los árabes quienes la introdujeron en España. Se cultiva en Argelia, Marruecos, China, Egipto, Italia y Turquía, pero curiosamente el aceite francés es el más caro. Mezcla muy bien con el aceite de rosa y cualquiera de los cítricos.
Es de color oscuro y viscoso, con un aroma pesado que persiste durante largo tiempo. Es un aceite muy caro ya que se necesita una enorme cantidad de flores para producir una cantidad pequeña. A ese encarecimiento contribuye que sus flores se han de recoger de noche, pues su olor es más fuerte al oscurecer.
Es antidepresivo, antiséptico, antiespasmódico, afrodisíaco, emoliente, galactogogo, parturiento, sedante y uterino. El aceite de jazmín donde mejor actúa es a nivel emocional, siendo muy valioso en los problemas psicológicos y psicosomáticos, pero también es muy útil en problemas físicos relacionados con los anteriores. Es un gran antidepresivo que produce sensación de confianza y optimismo por lo que se utiliza con gran efectividad en los casos donde hay apatía o indiferencia.
Es de marcado efecto en el aparato reproductor femenino, aliviando el espasmo uterino y el dolor menstrual, abdominal y lumbar. Alivia los dolores del parto y lo facilita, por lo que no debe usarse durante el embarazo hasta que sea el momento del parto, pero en cualquier caso las dosis de este aceite deben ser reducidas. Siendo antidepresivo es útil para combatir la depresión posparto.timthumb.php
Su aceite también actúa sobre la respiración aliviando la tos, ronquera y los espasmos nerviosos de la garganta y bronquios.
Empleado con cautela y moderación, es beneficioso para las pieles secas y sensibles, sobre todo si muestran enrojecimiento o prurito, aunque viene bien a todo tipo de piel mezclado con mandarina y espliego devolviéndole su elasticidad.
Algunos afirman que devuelve la flexibilidad a las articulaciones envaradas y rígidas.
En el plano psicológico algunos autores afirman que apacigua los miedos, permitiendo un conocimiento claro de todo. Restaura las energías y, en general revitaliza.
Empleo seguro de los aceites esenciales:
-La automedicación es imprudente ya que ciertos aceites esenciales tienen contraindicaciones para las embarazadas, personas alérgicas o con problemas crónicos, como hipertensión o epilepsia y en el caso particular de bebes, niños y ancianos se utilizan en menor proporción y no todos son recomendados. El uso interno de los aceites esenciales debe ser controlado por facultativo médico especializado en aromaterapia.
-Mantenerlos fuera del alcance de los niños y no utilizarlos con bebés de menos de seis semanas de vida.
-Siempre que sea posible hay que comprarlos orgánicos y 100% puros; deben embotellarse en cristal oscuro y guardarse en un lugar seguro.


María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Anuncios

El diafragma, responsable de disfunciones…

Antes de explicar la importancia del diafragma en nuestra salud y tener los conceptos algo más claros ahí va la definición según Wikipendia de:  Aponeurosis es una variedad de tendón en forma de lámina aplanada. Sus fibras de tejido conectivo son blancas y brillantes, y son histológicamente semejantes a las de tendones comunes, pero tienen menor inervación e irrigación sanguínea. Las aponeurosis sirven principalmente para unir músculos a otras partes del cuerpo, aunque pueden unirse entre ellas mezclando sus fibras.
Fascia, es la envoltura de tejido conjuntivo que realiza un número importante de funciones, incluyendo la envoltura y el aislamiento de uno o más músculos. Por extensión, se aplica a cualquier envoltura estructural y que proporciona ayuda y protección estructural.
La respiración está tan íntimamente unida a nuestra vida que nos olvidamos de ella, sin embargo influye en nuestras acciones, emociones y estática corporal. No solo respiramos por la necesidad de oxígeno en nuestro cuerpo, sino que también la utilizamos para acompañar a un movimiento específico, tranquilizar emociones, relajar, movilizar vísceras, sostener la voz, etc., deduciendo que nuestro gesto respiratorio a lo largo del día cambia sin cesar sin ser conscientes de ello.
Cuando hablamos de respiración el primer órgano que nos viene a mente pueden ser los pulmones, pero muy pocos piensan en el diafragma que si bien no es un órgano, sino músculo, su importancia en nuestra estática corporal es tal que si está bloqueado puede generar problemas tanto de respiracion como de circulación o de columna.
El diafragma es un músculo delgado, plano, musculoso y fibroso, que actúa como una bomba situada en la base de los pulmones y separa y une al mismo tiempo tórax y abdomen. Tiene forma de cúpula cóncava hacia abajo (como un paracaídas) y su base está en relación con la caja torácica. Es por su parte baja por donde se relaciona con las vísceras abdominales y por arriba con los pulmones y el pericardio.
Su parte central es fibrosa, el centro frénico, zona de aponeurosis de color blanco brillante y de él parten las fibras musculares que son como radios, descendiendo hacia todo el contorno torácico. Va a depender del lugar donde terminen dichas fibras que se denominarán esternales, costales o vertebrales y aquí es donde se generan los problemas.
Está insertado en el esternón, las costillas y en los discos y cuerpos vertebrales. Por abajo sus fibras, que forman pilares, se insertan desde la L1 (lumbar) a la L4, así como en las transversas de L1 y en las últimas costillas. Pero no solo eso, sino que a través de su aponeurosis continúa uniéndose a la aponeurosis del músculo transverso del abdomen, y las de éste se unen con las del cuadrado lumbar y éstos con las de la cresta ilíaca y ya tenemos “unido” al diafragma con la cadera, sin olvidarnos que los citados anteriormente se insertan en nuestra columna.
El peritoneo, membrana que tapiza toda la cavidad abdominal, se adhiere a estas aponeurosis reforzando así la relación existente entre el diafragma, psoas, cuadrado lumbar y transverso del abdomen, y para no complicar mucho más la cosa, el músculo triangular del esternón está íntimamente ligado al transverso del abdomen, ya que ambos están comprendidos en una misma aponeurosis.
Por su parte superior, el corazón reposa sobre el centro frénico del diafragma y está contenido en el saco fibroso pericárdico. Este saco está firmemente adherido al diafragma, pero también lo está con las fasciads que envuelven los elementos del mediastino posterior (tráquea, esófago, vena cava superior y hacia atrás con la aorta torácica y con la columna), formando todo ello una columna fibrosa que se adhiere a la columna vertebral desde la 7ª cervical a la 8ª dorsal.
De lo que se sabe que, el diafragma está aponeuróticamente suspendido a la columna cervical, dorsal y caja torácica. No voy a entrar en este artículo de la importantísima relación de este músculo con los pulmones, pero creo que nos ha quedado claro la importancia de una buena respiración para mantener este músculo activo. Una respiración contenida, bloqueada o alterada, dará lugar a un diafragma en las mismas condiciones y podrá quedar bloqueado en inspiración o exhalación, afectando profundamente no solo a nuestra estática corporal ocasionando problemas de columna al “tirar” de ella, sino que alterará funciones como la circulación (varices, hemorroides, tensión..), estreñimiento, insomnio, malas digestiones, etc., al no realizar correctamente la función de “masaje” de las vísceras.
Muchas veces la solución a nuestros problemas no está en el lugar que duele, sino en otro más distante que es el que se debería de tratar.

 

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga