Archivo de etiquetas| conjuntivitis

Rinitis alérgica

Hay muchos tipos de alergias, respiratorias, alimenticias, dérmicas, de contacto…pero es en otoño y primavera cuando las respiratorias se suelen agravar.
Todas las enfermedades tienen un componente somático, quieren decirnos algo y siempre nos va ayudar el preguntarnos qué es lo que nos está ocurriendo para que esa enfermedad se traslade al plano físico y esa es la parte más difícil. Aceptar algo de nosotros que está escondido, que ha ido dando señales y que al pasar de dichas señales ha decidido trasladarse allí donde la veamos y nos sea más molesta. Para no extendernos mucho digamos que la alergia es una hipersensibilidad del organismo ante ciertas sustancias frente a las que el cuerpo humano reacciona de forma exagerada. Se perciben como peligrosas unas sustancias que en un principio no lo son, produciendo una exagerada reacción de defensa.
Todos tenemos un órgano diana en el que se van a expresar nuestras enfermedades bien por genética u otros factores, pero en el plano somático las personas que la padecen son hipersensibles, perciben el exterior o algo del mundo externo como hostil. La respiración en concreto tiene que ver con la relación, el contacto con los otros o lo de afuera y es una relación que no podemos evitar, ya que no podemos vivir sin respirar. Es un intercambio entre nuestro interior (nuestro ego) y lo externo (el ego de los demás) y que por mucho que queramos o deseemos aislarnos o huir de ello la respiración nos obliga a lo contario, nos une irremediablemente con todo, tanto a lo que aceptamos como válido como aquello que rechazamos, de ahí que una persona con algún tipo de alergia vaya levantando defensas y alargando la lista de sus enemigos, llámesele polen, polvo, gramíneas, contaminación….Ante esto y si queremos que la mejoría de nuestra salud sea completa siempre nos puede ayudar acudir a un buen terapeuta que nos ayude a identificar el aspecto psicológico de nuestra enfermedad.
Los síntomas que más molestan en las alergias estacionales son las rinitis con todo su cuadro sintomatológico. Existen varios tipos de rinitis, pero aquí nos vamos a centrar en las alérgicas que se identifican como fiebre del heno o rinitis alérgica perenne. Estas constan de estornudos, rinorrea y conjuntivitis, la gran mayoría de las veces acompañada de congestión nasal y picor.
La rinitis provocada por fiebre del heno es la forma aguda de la rinitis alérgica y los síntomas son los descritos anteriormente. Habría que hacer un estudio del paciente para determinar en qué tipo de terreno se presenta la enfermedad y prescribir las plantas y otros elementos que le ayuden, pero si queremos ayudarnos a nosotros mismos podríamos comenzar con una dieta depurativa exenta de lácteos e hidratos de carbono.  Acompañaríamos esta dieta con decocciones de plantas drenadoras hepáticas y antialérgicas que ayuden a las vías respiratorias como pueden ser Boldo, Fumaria, Eufrasia, Llantén y Lavanda.
A las decocciones podremos añadir algún jarabe o extracto de los que se encuentran en los mercados que contengan Drosera, Tusílago y Helicriso, así como tomar algún oligoelemento que contenga azufre que ayuda a la energía del Hígado.
En homeopatía existen elementos que nos pueden ser de gran ayuda. Si estornudamos constantemente con rinorrea acuosa, abundante que nos quema e irrita la nariz y el labio superior junto con lagrimeo poco irritante y mejoramos con aire fresco el Allium Cepa a la 15 CH, 5 gránulos de 2 a 4 veces al día nos mejorará. Si por el contrario la rinorrea es poco irritante pero sí lo es el lagrimeo será la Euphrasia 5CH, 5 gránulos varias veces al día, la que nos ayudará.
Si se nos presenta un cuadro de estornudos con lagrimeo y rinorrea, picor en la bóveda del paladar e hipersensibilidad a los olores y nos agravamos con el aire fresco el elemento a tomar es la Sabadilla 5CH, 5 gránulos varias veces al día.
El Poumon Histamine es un bioterápico que se asocia sistemáticamente al tratamiento homeopático de numerosas formas alérgicas. 15CH, 5 gránulos cada 2 horas espaciando según la mejoría.
Tomemos todo esto como consejos, siempre será mejor acercarnos a un profesional naturópata u homeopático que nos pueda evaluar y aconsejarnos lo mejor a tomar para nuestra constitución y tipo de alergia, no olvidemos que las enfermedades en estos campos de la salud se estudian de formas diferente a la medicina convencional y que para ellos nuestro carácter y forma de afrontar la vida va a ser tan importante o más como nuestros síntomas.

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Anuncios