Archivo de etiquetas| creatividad

El camino de la creatividad

creatividad-2

¿De dónde nos viene la inspiración, la necesidad de crear algo?, ¿cuál es el proceso por el que materializamos aquello que deseamos?, ¿cómo podemos dar forma de manera consciente a lo que deseamos realizar?
Todos hemos deseado o desearemos crear algo a lo largo de nuestra existencia, y no tiene por qué ser necesariamente complicado; puede ser pintar un cuadro, tejer una bufanda, encuadernar un libro, fabricar un aceite para masajes, elaborar un queso artesano o montar un negocio, da igual el grado de dificultad de aquello que deseemos crear, el proceso por el cual nuestra necesidad se verá materializada será  el mismo.
En primera instancia surge un flujo que será el responsable de la inspiración y la creatividad, que nace de la potencias de nuestra alma. Ese flujo recogerá la inspiración de nuestro subconsciente y lo traerá a la conciencia despierta. Pero es un flujo que todavía no tiene forma, es simplemente una “inspiración”, para darle forma necesitamos visualizarlo, imaginarlo detalladamente. Crear en la pantalla en blanco de nuestra mente una película que incluirá hasta el más pequeño de los detalles, ahí es donde comenzamos a darle vida, donde vamos interpretando la información que surgió de la inspiración primera.
Una vez que tenemos formada la imagen de aquello que deseamos crear, hemos de saber expresarlo. Dar a conocer de forma clara y concisa lo que queremos. Divagar, las medias palabras, el no saber comunicarnos con la o las personas que pueden ayudarnos a realizar nuestro sueño, o no saber comunicarnos con nosotros mismos, puede hacer fracasar el proyecto.sentimientos-el-corazon-rojo-el-amor-la-creatividad_3309929
Cuando hemos seguido estos tres pasos tenemos que conectar nuestros pensamientos con nuestras emociones, con el corazón, porque hemos de unirnos con ello, hacernos uno con ese proyecto. Pero aquí debemos ser cuidadosos ya que nuestras emociones nos pueden desbordar, y algo que en un principio era fácil o económico puede llegar a convertirse en un auténtico rompecabezas. Hemos de equilibrar nuestras emociones para saber retener donde sea necesario pero sin asfixiar nuestro proyecto. A veces retener es bueno, nos hace tomar medidas pausadas y sensatas, pero si los límites de esa retención son excesivos no dejará respirar a nuestra idea. Combinando sabiamente la retención con el dar, es cuando habremos unido de forma consciente el flujo espiritual de la inspiración, lo hemos convertido en pensamiento y le hemos dado una dirección a través de la energía emocional, hemos equilibrado lo mental y le vamos dando forma corporal.
Una vez superado esto, todo se convertirá en un trabajo más físico, hemos superado ya lo mental y emocional. En la medida en que las emociones representan la consciencia corporal de los deseos, en este punto tendremos que tener consciencia de cómo obtener esos deseos. Cuando nos vamos haciendo más conscientes de cómo funciona la energía nos vamos sintiendo con más poder y energía, pero no es el poder de controlar, sino el de combinar e interactuar con el mundo que nos rodea y tenemos que saber dirigirlo por la consciencia para que sea efectivo. Para tener energía no hace falta ser muy consciente pero sí para tener poder. Tenemos que comprender las relaciones entre las cosas, percibir y asimilar nuevas informaciones, crear e imaginar hechos que no están en el tiempo ni en el espacio presente y a medida que progresemos hacia un entendimiento más amplio de la consciencia, del mundo espiritual, de cómo trascender nuestras limitaciones hallaremos que nuestro concepto de poder se modifica. images

Pero si se quiere producir un cambio efectivo en este punto de nuestro proyecto, debe entrar en funcionamiento nuestra voluntad, ella es la combinación de la mente y la acción, la dirección consciente y la templanza de los deseos. La voluntad es el cambio conscientemente controlado. Su misión consiste en superar la inercia. La energía crea energía debido a la presencia de un impulso y éste es el de la voluntad que ha iniciado el movimiento, y requiere la intervención de la consciencia ya que todos tenemos una vocación y la voluntad más auténtica no puede ser sino la de realizar esa vocación, ya que cuando la voluntad personal y la voluntad cósmica se aúnan urge dejarse llevar por ella. Corresponde a nuestra inteligencia del determinar cuál es el camino que nos corresponde a nuestra voluntad, la misión de perseverar en el mismo.
Y ya lo tenemos casi conseguido porque para que realmente nuestro proyecto tome forma física hemos de cambiar, y para que surja el cambio, tenemos que movernos, superar la inercia física, porque pensar, imaginar, expresar y sentir es fácil, no requiere esfuerzo ni desgaste físico. En este punto surgen las preguntas y dudas vinculadas a nuestra inercia y miedo al fracaso: “no tengo tiempo…. a mi edad…. no sirve para nada…” El cambio es un elemento fundamental de la consciencia, y ésta florece a partir del cambio. Mediante el cambio descubrimos la diferencia, crecemos conforme integramos lo nuevo en lo antiguo. Sin cambio no hay progreso, no hay movimiento ni vida.creativaillustration
Nos movemos por el placer, que es uno de los rasgos esenciales del ser humano. Si el deseo por conseguir algo es la semilla del movimiento, el placer es la raíz del deseo. El placer contribuye a una mejor comunicación entre mente y cuerpo porque mediante él aprendemos a relajar y eliminar tensión. Cuando obtenemos placer sintonizamos con nuestros sentidos y ellos nos aportan información del mundo que nos rodea y de sus manifestaciones; si ignoramos el plano de las sensaciones corporales nos privaríamos de valiosos sentimientos y emociones, seríamos impasibles y apáticos. Las emociones son la evolución de la consciencia a través del organismo. Cuando nos emocionamos se produce un movimiento de la consciencia a través del cuerpo y hacia afuera, hacia el mundo. Este flujo de consciencia nutre el cuerpo, lo purifica y lo sana. Es el flujo de nuestra fuerza vital, por el cual obtenemos el cambio.

Y es entonces cuando realmente se materializará lo que un principio fue tan sólo una inspiración que supimos visualizar, expresar, poner emoción y corazón, voluntad y nuestro poder personal, a la que añadimos el deseo de cambiar y el movimiento superando nuestros miedos e inercias, todo ello integrado de forma consciente. Y como dije al principio, se trate de una simple bufanda o de una gran empresa habremos de seguir este camino para dar vida a nuestro proyecto. Así funciona la energía creativa.
Sea un curso de cupcakes, de scrapbook, de fabricación de queso, de jabones artesanos, de ganchillo, de cocina o nuestro propio negocio, tenemos maravillosas oportunidades en nuestras manos para poder dar rienda suelta a nuestro proceso creativo y dar salida a nuestras emociones. Aquí os dejo enlaces muy interesantes….
http://www.bycarmennavarro.blogspot.com.es/
http://www.espiritubosque.es

http://coneledeva.blogspot.com.es/
http://www.mamaconvergente.com
http://facebook.com/monteagudoasesoramientosgastronomicos

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Anuncios

El camino fácil

cupcakes de caramelo relleno de crema de toffe

Es curioso esto de querer dar un cambio a nuestra vida. Muy pocos son los que están a gusto con su forma de vivir actual, bien por el trabajo, por su situación económica, de pareja o de vete a saber qué. Este malestar interno se puede soportar durante un tiempo sin que pase factura a nuestra estabilidad física, emocional o mental y para ir acallándolo vamos buscando alternativas que nos den un respiro a esa desazón. El problema es que cuando se trata de emociones internas no sabemos ni lo que en realidad deseamos ni dónde buscarlo, porque en el fondo lo que deseamos es que sea lo que sea que necesitemos, sea rápido y sin que nos pida demasiado por nuestra parte, es decir, por el camino fácil.
Me cuesta mucho entender porque aceptar lo acepto, que personas, sobre todo mujeres que apenas sobrepasan los cuarenta años vengan a preguntar por clases de yoga, cursos de crecimiento o cualquier otra actividad, porque necesitan “algo” que les ayude a dejar los ansiolíticos o antidepresivos que llevan tomando algunas de ellas, más de diez años y que a pesar de ello no logran encontrar la paz mental o emocional que tanto desean.
Si les hablo del yoga me dicen que “les pone nerviosas algo tan relajado”, cuando resulta que está dando botes en la silla. Si les comento meditación pues que “eso es imposible porque ellas no quieren pensar”, cuando se trata de acallar la mente. Si les hablo de pilates, me dicen que no es lo que buscan. Si les comento terapia de reiki, pues que ya la han hecho y no les ha servido de nada. Si les propongo hacer algo creativo como pintura, cocina, manualidades, ser parte de algún voluntariado o algo por el estilo para dar salida a su creatividad, pues “que no tienen tiempo para eso” o que no les gusta…..y las palabras “sí pero es que…” o “ya pero es que…”, son como un mantra en sus vidas que se repite una y otra vez. La vida de estas personas transcurre de un lugar a otro buscando algo que ni ellas mismas saben que es, pero más que nada, y esto no se les puede decir francamente, porque en realidad, no desean cambiar o no desean hacerlo con esfuerzo.  el taller
Lo que muchos de nosotros no parecemos entender es que todo aquello que tenga que ver con nuestros cambios y que nos proporcione algo de estabilidad mental, emocional y espiritual, va a requerir de un compromiso por nuestra parte, y no pequeño. Y de la palabra compromiso, huimos como de la peste. Se prefiere probar terapias distintas durante tiempo indeterminado aquí, allá o más allá; ahora hago esto y a los quince días aquello o con suerte, puede que estén un mes, pero sin ahondar en ninguna disciplina que requiera un trabajo personal, un detenerse a pensar qué están haciendo mal y dónde deben de cambiar, porque se busca lo mismo que con el medicamento: que sea la medicina la que me cure.
Pero tampoco tiene que ser necesario entrar en una de estas disciplinas orientales para calmar nuestras ansiedades y desazones. He podido comprobar cómo personas que se han decidido por aprender algo nuevo, han mejorado notablemente. Y como dije antes, puede ser la pintura, la música, la cocina, un idioma, voluntarias en alguna ONG o un curso de ganchillo, nunca se sabe por dónde podemos encontrar apaciguar nuestro ánimo. Se trata de encontrar ese algo en el que nuestra mente y emociones estén unidas, en el que nos involucremos tanto con ello que se nos pase el tiempo sin sentirlo.
El alma busca muchos caminos para expresarse: la mente, las emociones, los sentimientos… Se trata de encontrar algo que pueda crear un vínculo entre la mente y el corazón y cuando logremos eso, nuestras decisiones y comportamientos serán otros. Pero para ello se requiere como dije, del compromiso por nuestra parte y de un darnos tiempo; de cambiar nuestro discurso del “ya pero es que…”. En este camino se trata de Estar y Actuar, así, con mayúsculas.chef delice
El monitor o el profesor nos dará las herramientas y nosotros tendremos que hacer el trabajo sea el que sea, con paciencia y con CON-CIENCIA. Si ponemos conciencia, ponemos intención, atención, corazón y dará igual que sea yoga, taichí, pilates, meditación o macramé, lo importante es tomar la decisión del compromiso con nosotros mismos, con nuestra búsqueda y nuestra salud.
Me he permitido poner una fotografía de unos cup-cakes que realiza mi hija dando rienda suelta a su creatividad, así como el enlace de los productos naturales que utiliza para su realización. http://www.chefdelice.es
Para todas aquellas que deseen explorar su creatividad en este enlace encontraréis cursos preciosos que os pueden ayudar a lograrlo. http://www.carmennavarro.es
http://www.bycarmennavarro.blogspot.com 
Suerte en la búsqueda, de corazón.

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga