Archivo de etiquetas| estiramientos

Estiramientos…

blogtipologias-fw_

 

Hace mucho tiempo que no publico por aquí pero había que asentar y ayudar a que “mi otro trabajo” fuera creciendo y desarrollándose. Pero bueno, lo que importa es que ya tengo más tiempo para dedicar a este blog.

El lunes pasado y tras el parón de Agosto volvimos a retomar nuestras clases de yoga. Y como siempre, para no variar vienen las mismas dudas, preguntas, miedos…

El tiempo me ha enseñado que no hay que intentar convencer a nadie de qué debe hacer, o por lo menos probar el yoga. Allá cada cuál con sus necesidades y dudas. Todos tenemos nuestro tiempo.

Hoy voy hablaros sobre algo que hacemos en clase y que cada vez los alumnos me demandan más y más debido a los beneficios que sienten y obtienen, y son los estiramientos de las cadenas musculares.

¿Por qué estirar? ¿Cómo estirar?

Nuestro cuerpo se ve comprimido por dos factores: por la gravedad y por su propia fuerza muscular: tensiones, contracturas, pérdida de elasticidad etc. Y para recuperar la armonía perdida necesitamos estirar y alargar.

Ante la palabra estirar, todos nos imaginamos a los corredores (profesionales o no) con la pierna apoyada en un banco y realizando pequeños rebotes o bien apoyados en un árbol realizando la misma operación. Eso no es estirar…es rebotar.

A menudo hablo a mis alumnos de la importancia de nuestros pies, en concreto de la parte plantar, la que nos apoya en el suelo y son muchas las veces que en clase y en posición erguida comenzamos a sentirnos desde esa zona de nuestro cuerpo y desde ahí vamos “observándonos” recolocando y alineando hacia arriba, hacia la cabeza. Así es como comienza un estiramiento global. ¿Y porqué global? Porque lo que le ocurra a nuestros pies si no es tratado afectará a la larga a nuestras cervicales y viceversa. Ellos, mis alumnos más antiguos ya saben de lo que les hablo, de que ningún músculo es ajeno a otro, de su porqué y de la importancia de tratarlos conjuntamente.

Dentro de las clases de estiramientos de las cadenas musculares que realizamos trabajamos con todas, pero hacemos especial incapié en dos: La posterior y la anterior.

recurso2

Cuando estiramos de pie alineando lo hacemos atendiendo muchísimo a la respiración para aflojar esas tensiones. Al principio puede causar agobio y mucho más entre quienes llegan a las clases “sin saber respirar” como ellos dicen.

Ya sabemos de la importancia del diafragma en nuestra respiración ( podéis leer sobre ello en https://tipherethblog.wordpress.com/?s=diafragma ) y la cantidad de músculos y articulaciones que pueden verse comprometidos en una mala respiración, pero hay algo que muy pocos saben o quieren saber, y es que a la respiración “no se la educa”. Es una estupidez pretender educar la respiración cuando las dos cadenas musculares mencionadas están en tensión y estamos “aplastados” “empujando hacia el suelo”, por eso siempre les digo que respiren a su ritmo. Que simplemente sientan, escuchen, disfruten…Se tiene que ser capaz de visualizar, englobar y sentir todo nuestro cuerpo: plantas de los pies, tobillos, pantorrillas, rodillas, muslos, caderas, columna….siempre hacia arriba..siempre atento, siempre consciente. Con intención, atención y respiración solo así podremos “darnos cuenta” de los defectos de nuestro cuerpo. Cuando esta atención o despertar el diálogo con nuestro cuerpo ocurre, el alumno se percata de que la gran mayoría de sus tensiones ocurren en la parte posterior del cuerpo: las piernas, los rotadores internos de las caderas, dorsales, cervicales y el músculo diafragma en la parte anterior.

Cuando vivimos sin percatarnos de que nuestro cuerpo es el que nos mueve y en el que vivimos, todas esas contracturas, acortamientos, retracciones, etc., etc., irán pidiendo paso cada vez de una forma más dolorosa: afectando al movimiento de nuestras articulaciones produciendo dolor e inflamación y cuando eso ocurre intentamos escapar de sus consecuencias con analgésicos, antiinflamatorios y reposo para después, cuando el proceso agudo cede, comenzar de nuevo con el círculo vicioso.

De ahí la importancia de estiramientos globales y es normal que el músculo contraído a veces “nos grite” y nos resulte doloroso intentar que recupere su armonía pero no por ello debemos de abandonar. Y como no, ponernos en manos de un buen osteópata o quiropráctico nos ayudará a pasar el momento agudo del episodio, pero si una vez recuperados no hacemos nada con nosotros volveremos a repetir todos los pasos para sentirnos mal de nuevo.

Seguiremos…

“La solución está en nuestras manos, no en las de fuera”

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga, quiromasajista y osteópata.

Anuncios

TALLER DE ESTIRAMIENTOS DE LAS CADENAS MUSCULARES

fig4

El cuerpo es como una vivienda, que al igual que ésta, tiene sus espacios cerrados, lugares que nunca abrimos y dónde vamos colocando aquello que no necesitamos o que nos molesta en el resto de “la vivienda”. Con un trabajo suave, sostenido, consciente y la intención correcta, se pueden abrir esos espacios y liberar lo que allí vamos colocando con los años. A través de unos estiramientos basados en el suave, sostenido y consciente, iremos despertando un resonar con nuestro cuerpo que perdemos con el transcurrir del tiempo.
Este no es un trabajo para aquellos que buscan el machacarse y sacar músculo. Es un trabajo corporal intenso, pero desde la suavidad, el respeto y el amor al cuerpo, sin dirigirlo o inducirlo. Solo hay que permitir que nuestro cuerpo vaya recuperando su espacio y permitirle despertar a través del estar presente y a la escucha.
Sin utilizar ninguna técnica de relajación, meditación, inducción, etc., lograremos que nuestra conciencia perciba de modo diferente, porque una conciencia abierta y receptiva solo necesita de una pequeña resonancia para que pueda ser desplegada y ampliada.
Indicado para todos, pero especialmente para corredores, senderistas, ciclistas y todo aquel practicante de deportes.

Centro de Yoga y Pilates TIPHERETH
13 de Abril de 17.30h a 19h. Precio: 15€. Plazas limitadas
C/ Tranvía, 4. Alcantarilla (Murcia)
Para más información y reserva de plazas: 646709777

“Empalabrar…..”

A lo largo de mi carrera profesional he asistido a multitud de cursos más o menos largos y más seminarios de los que puedo y quiero recordar. En algunos de ellos los conocimientos adquiridos han sido excelentes, en otros no tanto, pero ha sido el tiempo y la experiencia la que ha hecho que vaya seleccionando aquellos cursos a los que deseo acudir. He ido aprendiendo donde ocupar mi tiempo, energía y dinero, por eso cuando me comunicaron que se iba a impartir un seminario tras el que llevaba demasiado tiempo queriendo realizar no me lo pensé, y a pesar de que el esfuerzo económico era considerable allí estuve, pero eso es algo que también me enseñó el tiempo: no cuestionar lo que el profesional pide por su trabajo, tiempo y conocimientos.
Dicho esto, el seminario al que he asistido este fin de semana y que trataba sobre estiramientos de las cadenas musculares impartido por Jorge Ramón Gomaríz, y con el que ya había realizado varios talleres, fue una experiencia para la que a día de hoy, no encuentro palabras para poder expresar todo lo que este maestro del cuerpo nos ha transmitido.
Nos decía que al igual que se emplatan los alimentos, tenemos que saber “empalabrar” aquello que sentimos con nuestro trabajo corporal, porque es cuando ponemos palabras al sentir, que este toma forma y se hace creativo. Es entonces cuando podemos asentar y nutrirnos sanamente del sentimiento que expresa el trabajo del despertar nuestro cuerpo. A través de unos estiramientos en el que nos hizo “firmar” un contrato verbal que se basa en el suave, sostenido y consciente, nos fue despertando un resonar con nuestro cuerpo y su diálogo que yo todavía no puedo “empalabrar”.
Si el Lunes me encontraba físicamente como si un camión me hubiese pasado por encima, ayer fueron las emociones las que sentí “magulladas”; pero eso es algo que aquellos que trabajamos el cuerpo desde la perspectiva de la atención y el sentir, que ya sabíamos que ocurriría. Conocemos de la capacidad de despertar y liberar emociones a través del trabajo corporal. El cuerpo es como una vivienda, que al igual que ésta, tiene sus espacios cerrados, lugares que nunca abrimos y dónde vamos colocando aquello que no necesitamos o que nos molesta en el resto de “la vivienda”. Como dice Jorge, con un trabajo suave, sostenido, consciente y al que yo añado (ya lo saben mis alumnos) la intención, se pueden abrir esos espacios y liberar lo que allí vamos colocando con los años. Lo que hagamos con lo que surja queda a nuestro criterio. Podemos trabajarlo o buscarle otro espacio distinto donde guardarlo de nuevo para que siga sin molestarnos.
Este no es un trabajo para aquellos que buscan el machacarse y sacar músculo. Es una forma de trabajarnos que puede parecer blanda a todos aquellos que están acostumbrados al gimnasio de toda la vida (que no diga que sea malo), pero nada más lejos de la realidad. Es un trabajo corporal intenso, pero desde la suavidad, el respeto y el amor al cuerpo, sin dirigirlo o inducirlo. Solo hay que permitir que nuestro cuerpo vaya recuperando su espacio y permitirle despertar a través del estar presente y a la escucha. Lo que yo pueda sentir después, es tan valioso y válido como lo que pueda sentir otro alumno y que no tiene por qué coincidir con lo que yo haya percibido.
Sin utilizar ninguna técnica de relajación, meditación, inducción, etc., logró que nuestra conciencia percibiera de modo diferente a cuando comenzamos el seminario. Nos comentó que una conciencia abierta y receptiva solo necesita de una pequeña resonancia para que pueda ser desplegada y ampliada.
Esto es solo una parte de lo que allí ocurrió y que me siento capaz de expresar. Me sentiré una privilegiada si pudiera transmitir a mis alumnos parte de lo que él compartió con nosotros.
Gracias Jorge.

 
María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga