“Empalabrar…..”

A lo largo de mi carrera profesional he asistido a multitud de cursos más o menos largos y más seminarios de los que puedo y quiero recordar. En algunos de ellos los conocimientos adquiridos han sido excelentes, en otros no tanto, pero ha sido el tiempo y la experiencia la que ha hecho que vaya seleccionando aquellos cursos a los que deseo acudir. He ido aprendiendo donde ocupar mi tiempo, energía y dinero, por eso cuando me comunicaron que se iba a impartir un seminario tras el que llevaba demasiado tiempo queriendo realizar no me lo pensé, y a pesar de que el esfuerzo económico era considerable allí estuve, pero eso es algo que también me enseñó el tiempo: no cuestionar lo que el profesional pide por su trabajo, tiempo y conocimientos.
Dicho esto, el seminario al que he asistido este fin de semana y que trataba sobre estiramientos de las cadenas musculares impartido por Jorge Ramón Gomaríz, y con el que ya había realizado varios talleres, fue una experiencia para la que a día de hoy, no encuentro palabras para poder expresar todo lo que este maestro del cuerpo nos ha transmitido.
Nos decía que al igual que se emplatan los alimentos, tenemos que saber “empalabrar” aquello que sentimos con nuestro trabajo corporal, porque es cuando ponemos palabras al sentir, que este toma forma y se hace creativo. Es entonces cuando podemos asentar y nutrirnos sanamente del sentimiento que expresa el trabajo del despertar nuestro cuerpo. A través de unos estiramientos en el que nos hizo “firmar” un contrato verbal que se basa en el suave, sostenido y consciente, nos fue despertando un resonar con nuestro cuerpo y su diálogo que yo todavía no puedo “empalabrar”.
Si el Lunes me encontraba físicamente como si un camión me hubiese pasado por encima, ayer fueron las emociones las que sentí “magulladas”; pero eso es algo que aquellos que trabajamos el cuerpo desde la perspectiva de la atención y el sentir, que ya sabíamos que ocurriría. Conocemos de la capacidad de despertar y liberar emociones a través del trabajo corporal. El cuerpo es como una vivienda, que al igual que ésta, tiene sus espacios cerrados, lugares que nunca abrimos y dónde vamos colocando aquello que no necesitamos o que nos molesta en el resto de “la vivienda”. Como dice Jorge, con un trabajo suave, sostenido, consciente y al que yo añado (ya lo saben mis alumnos) la intención, se pueden abrir esos espacios y liberar lo que allí vamos colocando con los años. Lo que hagamos con lo que surja queda a nuestro criterio. Podemos trabajarlo o buscarle otro espacio distinto donde guardarlo de nuevo para que siga sin molestarnos.
Este no es un trabajo para aquellos que buscan el machacarse y sacar músculo. Es una forma de trabajarnos que puede parecer blanda a todos aquellos que están acostumbrados al gimnasio de toda la vida (que no diga que sea malo), pero nada más lejos de la realidad. Es un trabajo corporal intenso, pero desde la suavidad, el respeto y el amor al cuerpo, sin dirigirlo o inducirlo. Solo hay que permitir que nuestro cuerpo vaya recuperando su espacio y permitirle despertar a través del estar presente y a la escucha. Lo que yo pueda sentir después, es tan valioso y válido como lo que pueda sentir otro alumno y que no tiene por qué coincidir con lo que yo haya percibido.
Sin utilizar ninguna técnica de relajación, meditación, inducción, etc., logró que nuestra conciencia percibiera de modo diferente a cuando comenzamos el seminario. Nos comentó que una conciencia abierta y receptiva solo necesita de una pequeña resonancia para que pueda ser desplegada y ampliada.
Esto es solo una parte de lo que allí ocurrió y que me siento capaz de expresar. Me sentiré una privilegiada si pudiera transmitir a mis alumnos parte de lo que él compartió con nosotros.
Gracias Jorge.

 
María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

2 pensamientos en ““Empalabrar…..”

  1. Tus alumnos hemos podido experimentar todo esto que has expresado anteriormente. Es cierto que la sensación que cada uno podíamos tener, después de realizar los ejercicios, era totalmente diferente. Solo puntualizar, que tras aquella clase pude salir a la calle sintiendome mucho mejor y mucho más libre. Creo que empiezo a envolverme en este mundo tan desconocido para mi. Enhorabuena por el blog Maria José. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s