Archivo de etiquetas| relajación

¿Y aparte de relajarme….?

388726_321753037855482_763606675_n

Nunca comprenderé por qué la gente se acerca a un gimnasio o a un centro como el mío a preguntar por los horarios de yoga en el mes de Julio para comenzar en Septiembre, y justo cuando las actividades están al mínimo y a puertas de las vacaciones. Quizás sea porque al estar de vacaciones son más conscientes del estrés con el que han llegado al verano y se hacen la promesa de que no les volverá a ocurrir cuando comiencen de nuevo su rutina, sin ser conscientes de eso, que volverán a la misma rutina, tanto laboral, como emocional o intelectual.
Porque para que un cambio en esa rutina nuestra tenga lugar, necesitamos del auto-compromiso, y hoy en día no nos comprometemos con nada a no ser que nos pongan un sueldo por ello.
Todavía hoy en día, se acercan temerosos, aún existe ese temor al yoga como algo extraño y esa creencia de que “solo sirve para relajar”, y ante lo que ellos mismos dicen “yo no me relajo ni durmiendo”, mi escepticismo ante todo lo que les pueda decir sobre los beneficios que les puede aportar su práctica, suele ser una barrera infranqueable.
“¿Y aparte de relajarme que más voy a conseguir con el yoga?”, es otra de las preguntas más comunes. Pregunta que no por más veces repetida deja de sorprenderme cuando aquel o aquella que me la hace está sentado en el borde de la silla, con los brazos cruzados sobre el pecho y con un tic nervioso en el ojo, pasaré por alto mencionar como tienen la analítica sanguínea. Ante semejante cuadro y esa actitud, tampoco deja de sorprenderme la de veces que me he tenido que callar la respuesta que me hubiera gustado darle, por esto de ser políticamente correcta, porque ante algo así me encantaría poder responderle, que yo de él ya me daría por satisfecho si tan sólo consiguiera relajarme. De forma que “como no se debe ser tan franca”, aquí estamos los profesor@s intentando explicar algo que el noventa por ciento de los que se acercan no entenderán jamás.

Beneficios-del-Yoga-en-Adultos-Mayores2
El yoga no nos va a dar nada de nada, si no nos comprometemos con su práctica. Ya está más que dicho que no es un deporte, no hay competición, no vale el hoy voy y mañana no porque estoy cansad@. Tampoco sirve el venir, realizar las posturas y ya está, sin atender absolutamente a nada más. El yoga no es eso en absoluto, es muchísimo más.
No sé lo que el yoga aporta o aportará a quien se acerca a él, se lo que ha logrado conmigo, pero mi experiencia no le sirve a todo el mundo, es mía, vivida por mí a lo largo de muchos años tanto de práctica como en escuelas iniciáticas. Años de seguir a un maestro y de estudio, y que me ha llevado hasta donde estoy ahora.
Así que a la pregunta de qué les aportará el yoga es muy complicado responder.
Cuando se comienza y se es disciplinado en la asistencia y nos comprometemos con nosotros mismos y el profesor, se logrará flexibilidad, estabilidad y equilibrio corporal. Tonificaremos y definiremos la musculatura. Se logrará higiene postural, mejorar la respiración y sí, también relajación.
Al mejorar la respiración, fundamental en el yoga, nuestro cuerpo se mantendrá mejor oxigenado, de ahí que las funciones de nuestros órganos internos mejoren, resultando de ello una mejora en nuestra salud física. Si nuestra respiración se calma, se tranquilizará nuestra mente. Una respiración alterada lleva a una mente desbocada, no vamos centrados en nada. La respiración pausada y serena ayudará a tranquilizar nuestros pensamientos, a enfocarlos en aquello que deseamos o que estamos haciendo, resultando de ello una mejor concentración.
La respiración correcta es así mismo la balanza donde juegan nuestras emociones. Si contenemos o alteramos la respiración esa balanza caerá del lado negativo, e iremos siempre irritados, enojados o crispados con cualquier cosa. Nos tomaremos todo aquello que ocurra en nuestra vida como algo personal y seremos reactivos ante cosas sin importancia.
Todos sabemos que cuerpo-mente van unidos, de forma que se empiece el trabajo por donde se empiece, sea el cuerpo o la mente, el otro de seguro mejorará.
En los años que llevo en esto he observado alumnos cuyas patologías físicas han mejorado de forma increíble e incluso han logrado detener ciertas dolencias. Y aquí suele ocurrir que ante esa mejora muchos alumnos “se descuidan” de nuevo y asisten a clase pero “sin asistir”. Es cuando me doy cuenta de que en lugar de seguir avanzando, comienzan a perder posturas que con el tiempo lograron alcanzar.
Yo a esto suelo decir que se “ha llegado al rellano entre el primer y el segundo piso”. Muchos se quedan ahí, otros bajan de nuevo a la calle (los que abandonan), pero otros y tras un tiempo de permanencia en “ese rellano” y si el profesor se compromete con su trabajo y ellos consigo mismos, comienzan de nuevo su ascenso.
Aquí observo cómo a la hora de terminar la clase, ahora prefieren quedarse en la postura de meditación en lugar de estar deseando tumbarse para la relajación. Su forma de realizar las posturas cambia, prestando atención a cada detalle, se les ve recogidos y observándose. Llegan a clase con tiempo, tranquilos y no pendientes del móvil o el wasthap. Al salir de clase apenas si hablan o comentan, prefieren disfrutar de lo que les ha dado su práctica de yoga….vinyasa-yoga
Son tantas y tantas las cosas que nos puede aportar el yoga sin necesidad de entrar en cambios radicales de alimentación o entrar en ninguna escuela iniciática, pero que siempre se puede hacer si se desea profundizar más,que me quedo en blanco cuando alguien me pregunta ¿Qué me va aportar el yoga?

 

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Diez ideas equivocadas de lo que es y para lo que sirve la meditación.

533530_511263982237719_1283169583_n

Aquí, vamos a aclarar algunos mitos comunes sobre la Meditación que podrían detener tu camino hacia una vida más consciente:

1. La meditación significa sentarse en posición de loto

Aunque la posición de loto completo es una clásica pose de meditación, NO necesariamente tienes que usarla si te sientes incómodo o molesto. Forzarse a adoptar una postura de loto sólo dificultará tu capacidad de concentración y hará que te sientas totalmente frustrado a la hora de meditar. Puedes tratar otras posturas como medio loto, sentado en una silla o hasta acostado si te es más cómodo. Recuerda siempre mantener tu espina dorsal y el cuello en posición vertical y neutral para evitar causar cualquier daño.

2. La meditación es una forma de relajación

No hay que confundir la meditación con la relajación. La relajación ayuda a que te calmes, especialmente cuando te sientes estresado, mientras que la meditación se trata de ser plenamente consciente del momento presente. Vale aclarar que muchisimas personas encuentran que la meditación puede ser una herramienta muy útil y altamente efectiva para relajarse.

3. La meditación siempre implica visualización

En la visualización, intencionalmente creas imágenes en tu mente y luego las recreas tan vívidamente como sea posible para que parezcan reales. Es un método poderoso y efectivo para la curación, la manifestación, así como la relajación. El Metodo Silva entre otros incluye la visualización como parte de su práctica. Pero en esencia, En la meditación básica, no es necesario crear ningún tipo de imágenes mentales.

4. La meditación te da poderes psíquicos

Sentarte y meditar no va a darte ningún poder extraordinario. El único “poder” que va a lograr es desarrollar tu atención y capacidad de permanecer en el presente. Eso si, todos hemos nacido con lo que llamamos “intuición” o “sexto sentido” y está comprobado que esa “intuición” o “sexto sentido” puede desarrollarse a través de la práctica de meditación.

5. La meditación se trata de desprenderse de tus deseos y sentimientos

Algunas personas equivocadamente ven a la meditación como una práctica para separar sus pensamientos, deseos y emociones, para que no te conmuevan. Eso no es meditación, es auto-negación. En la meditación, no estás huyendo de ti mismo. Por el contrario, estás tratando de llegar lo más cerca a ti mismo como te sea posible.

6. La meditación es para convertirte en un “iluminado”

Muchas personas meditan con la esperanza de obtener algo de ella. Algunos la practican para mejorar su salud, y otros por el sentimiento de felicidad, paz, bendición, o solo porque tuvieron una experiencia muy linda anteriormente y la quieren repetir. Aunque no hay nada malo en establecer un objetivo general para tu práctica, corres el riesgo de limitar tu experiencia cuando la meditación se vuelve una presión. Al decir “Tengo que conseguir esto, esto y esto al final de este período de sesiones, o antes de final de este mes”, puedes generar aun mucho más presión de la que te estás queriendo liberar. Asi que consejo si quieres obtener más resultados con tu meditación trata de utilizar un método que te guie paso a paso con tus metas a conseguir pero también disfrutando el camino.

Cada tipo de meditación tiene su propósito y objetivos. Trata de encontrar uno que te ayude a lograr el resultado deseado y, una vez que elijas, deja todas tus expectativas a un lado y dedícate a meditar.

7. La meditación es vaciar la mente

Incluso si es posible vaciar tu mente durante un periodo largo de tiempo, ello no será diferente de negar tus propios pensamientos. Como se discutió en el mito # 5, en la meditación no estamos tratando de huir o escondernos de nosotros mismos. Es más como una investigación en las profundidades de nuestra mente y nos abrimos completamente a cualquier pensamiento, emociones y sensaciones físicas que se presentan sin tratar de cambiar o identificarnos con ellas de ninguna manera.

8. La meditación es una actividad religiosa

Sin duda, la meditación ha sido estrechamente asociada con una serie de religiones como el budismo. Sin embargo, la meditación por su propia naturaleza es la religión neutral, porque no requiere que creas o deposites tu fe en nadie. Al igual que caminar o correr, cualquier persona con o sin creencias puede practicarla. Eso sí, tienes que tener el coraje de enfrentarte a ti mismo, porque la meditación es puramente entre tú y tus pensamientos.

9. La meditación altera tu estado de ánimo

La meditación te ayuda a generar paz, calma y tranquilidad interior. Uno de sus principales beneficios es derretir el estrés y las tensiones pero eso sí, sólo depende de ti. Como nombramos anteriormente la meditación es un momento para ti y tus pensamientos.

10. La meditación es una solución rápida para todos tus problemas

Si bien es cierto que la meditación puede ayudar a aumentar tu capacidad de resolución de problemas mediante la mejora de tu claridad mental, no es una solución instantánea. Se necesita un mínimo de práctica y tiempo para meditar (aunque sea 5 minutos) para ir desarrollando tu potencial. La meditación puede cambiar tu vida pero requiere práctica, la buena noticia es que con 5 minutos al día puedes notar resultados. Esto depende del tipo de meditación que decidas y los objetivos que te propongas.