Errores en las Dietas de control del Colesterol

pescado

El Colesterol que por desgracia está muy presente en nuestra sociedad, es fácil que surjan errores a la hora de las recomendaciones, consejos no muy fundamentados y pautas dadas muy a la ligera sobre cómo tenemos que combatir el Colesterol Alto.
Para entender por qué muchas recomendaciones caen en errores, a veces incluso sin quererlo, es importante entender un poquito cómo funciona la hipercolesterolemia.

¿Qué es el colesterol alto? ¿Qué problemas me puede causar?
Es la condición que presenta una persona cuando tiene niveles de colesterol sanguíneo elevado, esto representa un problema porque se predispone a enfermedades cardiovasculares, ya que facilita la formación de la placa de ateroma.
El colesterol no va suelto en sangre como otras moléculas, va transportado por unas proteínas (lipoproteínas), que transportan a su vez grasa (triglicéridos) y otros lípidos. Por eso se les llama “Lipoproteínas”.
Tener mucho colesterol “malo” (LDL) facilita que las moléculas que lo transportan en sangre entren a la pared vascular de las arterias, allí, como no están protegidas por los antioxidantes de la sangre, se oxidan, lo que provocan una respuesta inflamatoria de nuestro cuerpo, de esta manera las LDL se acumulan en el interior de las paredes de los vason sanguíneos formando las “células espumosas”, y esta acumulación es el primer paso para formar la placa ateroma.
Este ensanchamiento puede dificultar el tránsito sanguíneo y será por tanto un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, tal y como lo es también la obesidad, la diabetes tipo II, el tabaco, el sedentarismo una dieta poco saludable y la hipertensión.

MITOS SOBRE EL COLESTEROL ELEVADO
“No es grave porque no noto nada” ¡GRAVE ERROR!
“No pasa nada, tener el colesterol alto es normal y lo tiene mucha gente, además, tengo la tensión bien y no me duele el pecho ni nada“? Típica frase que se escucha mucho en la calle pero no es así y ojalá fuese tan sencillo, hay un problema con la formación de la placa de ateroma, y es que no siempre se hace en dirección a la luz vascular, en ocasiones, el acumulo se hace hacia “fuera” de la arteria o vena, de manera que no causa síntomas porque no opone resistencia al paso de la sangre. Pero puede romperse la pared y provocar un coágulo que obstruya el vaso sanguíneo.índice

Es decir, el hecho de no “notar” nada, no significa que no vayamos a desarrollar placas, o que no tengamos actualmente; tener el colesterol elevado es un factor de riesgo y debemos proponernos por tanto bajar los niveles de LDL (colesterol “malo”) y aumentar los de HDL.
Para ello, tenemos varias herramientas a nuestra disposición, los fármacos, la actividad física por último la dieta.

Pasamos a dar algunos consejos sobre errores que cometemos
¿Tenemos que tomar una dieta baja en grasas? ¡GRAVE ERROR!
Es normal pensar que si el colesterol es un lípido, y se encuentra en alimentos grasos, una reducción de su consumo podría ayudarnos a reducirlo en sangre, pero la cosa no es tan fácil.
Lo que nos preocupa, además del colesterol total, es un desajuste en los niveles de LDL-HDL, nos interesa tener esta proporción a favor del colesterol bueno “HDL” y una dieta baja en grasas no nos garantiza este balance.
La dieta debe ser equilibrada normal en grasas, no baja, pero lo que habrá que hacer es cambiar el TIPO de grasa.
¿Tengo que tomar menos grasa animal y más vegetal? ¡GRAVE ERROR!
Hay que atender a qué grasa estamos tomando con la dieta, pero lo importante en realidad no es el origen, sino la saturación de la grasa o del aceite que tomamos.
Para combatir el colesterol, debemos consumir más grasas poliinsaturadas, y menos saturadas.
La grasa animal no es sinónimo de grasa “perjudicial”, las hay saturadas (como el tocino, la grasa visible de la carne, la mantequilla, la de la leche…) y grasa insaturada (como la del pescado). Por eso es un error decir que hay que reducir la grasa animal.
Al igual, la grasa vegetal no es sinónimo de grasa “saludable”, las hay insaturadas (aceite de oliva, frutos secos, girasol…) y las hay saturadas (aceite de palma, aceite de coco…).frutossecos
De hecho, muchos productos envasados y comidas preparadas contienen grasa vegetal (que no es ni girasol ni aceite de oliva) precisamente, porque de ser así lo pondrían bien grande, estas grasas frecuentemente son saturadas, y son muy saturadas, por lo que serán un obstáculo más para tu cometido.
Concretamente en las dietas para bajar el colesterol se recomienda tomar grasa animal, como por ejemplo la del pescado, rica en ácidos grasos poliinsaturados omega-3.
“El colesterol lo tengo yo, no el alimento” ¡GRAVE ERROR!
Esto es también una creencia extendida, al igual que existe la broma de “La comida no engorda, el que engorda soy yo” en esta ocasión hay gente que piensa que los alimentos no tienen colesterol.
El colesterol está presente en todas las células animales, todo producto de origen animal tendrá parcialmente colesterol (salvo que sea desnatado) y los productos vegetales no lo poseerán.
¿Tengo que evitar los alimentos que tengan colesterol? ¡GRAVE ERROR!
Para empezar hay que tener en cuenta que es mucho más importante el colesterol que fabrica nuestro cuerpo (desde el hígado), que el que tomamos directamente con la dieta.
Aún así, y aunque hay que limitar el colesterol total de la dieta, es más importante el tipo de grasa, que la cantidad de colesterol que tomamos en la dieta.
Por ejemplo, una sardina como es un animal, tiene colesterol como tal, pero su tipo de grasa (poliinsaturada) nos ayudará a reducirlo. Por tanto tenemos un alimento que tiene colesterol podría ayudarnos a bajarlo.
Por otro lado, podemos coger bollería industrial de origen vegetal, que no tiene colesterol porque los vegetales no lo tienen, pero si se ha usado aceite de palma o de coco tendrán mucha grasa saturada y por tanto nos perjudicarán en nuestros niveles sanguíneos de colesterol. De esta manera, un alimento sin colesterol podría ayudarnos aumentarlo.

PAUTAS DIETÉTICAS
Toda esta colección de pautas dadas se podría traducir en un consumo adecuado de alimentos.

Una de las razones por las que caemos en falsos mitos es el hecho de “prohibir y catalogar”. Es mejor pensar en positivo y decir la gran variedad de posibilidades que tenemos:
1. Atendiendo a la grasa de los alimentos, esto se traduce en aumentar el consumo de frutos secos, pescado (sobre todo azul), mientras que se reduce el consumo de carnes grasas, lácteos y derivados enteros; además, el aceite principal de consumo debe ser el aceite de oliva virgen extra.
2. También es conveniente moderar los dulces/bollería, y comidas preparadas, ya que frecuentemente tienen grasas hidrogenadas (las famosas grasas trans) que también aumentan los niveles de colesterol.
3. El colesterol total de la dieta no debería superar más de los 300 mg (aunque como ya hemos dicho importa más la calidad de la grasa, que la adecuaremos con la frecuencia de alimentos de más arriba).
4. Presencia importante de la fibra soluble, que actúa a modo de “esponja” limitando la absorción intestinal de colesterol y grasa, esto supone tomar cereales, verduras y legumbres.
5. Por último, alcohol y azúcar con moderación. Junto con un control de la Dieta por un profesional de Nutrición y Dietética.

Lydia Dueñas Godoy
Técnico Superior Dietética y Nutrición

2 pensamientos en “Errores en las Dietas de control del Colesterol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s