Niyama…segundo paso.

ganges

NIYAMA
Para poder evolucionar y crecer conscientemente, no sólo debemos progresar físicamente con las asanas, sino que debemos tener así mismo un progreso mental, emocional y espiritual, pero todo esto debe ser acompañado con una base moral, sin la cual ningún progreso podrá alcanzarse.
Todos los sistemas orientales hacen incapié en la necesidad de un adiestramiento no sólo físico, sino a todos los niveles del ser humano. Y dentro del yoga, el comportamiento ético y moral está representado por los dos primeros pasos, Yamas, del que hablamos anteriormente y el Niyamas.
Para algunos Maestros, el Yama son contenciones (no matar, no mentir, no robar, abstinencia sexual y la no avaricia), mientras que el Niyama son disciplinas corporales y psíquicas, que el yoguin debe practicar junto con el Yama.

Hablemos de las disciplinas que componen los Niyamas
SAUCHA, que significa limpieza, pureza es el primero de los niyamas. Y eso implica no solo la higiene corporal, sino también a los buenos sentimientos y las ideas nobles, la sinceridad hacia uno mismo y hacia los demás. Mientras el baño y la higiene personal constituyen la limpieza externa, la práctica de asanas (posturas) y el pranayama (respiración) nos ayuda a limpiar nuestros órganos de toxinas e impurezas y nuestras mentes de las ideas impuras.
SANTOCHA, contentamiento. Se refiere a encontrar la felicidad en lo cotidiano, encontrar el lado bueno de las cosas, aunque bien es verdad que cuando la vida es grata con nosotros, esto es fácil, pero es ahí, cuando las cosas no son como las esperamos cuando se debe aplicar Santocha. Se trata de aceptar lo que está ocurriendo, pero no de RESIGNARNOS A ELLO, sino buscar en lo que está ocurriendo en ese momento, qué enseñanza debemos sacar y quizás qué es lo que debemos de cambiar. Todos los instantes que vivimos nos ofrecen la posibilidad de aprender y crecer, sabiendo desde lo más profundo que son solo eso…instantes.
TAPAS austeridad, disciplina. Suprimir lo supérfluo y que no nos conduce a nada Pero ante la palabra disciplina muchos abandonan, ya que la asociamos a un “deber, obligación” y nada más lejos dentro de la filosofía del yoga; aquí la disciplina viene del apasionamientos que el practicante siente por su crecimiento, es algo que viene “de dentro”. Cuando este tipo de disciplina interior se va asentando en nosotros, aquello que decidamos realizar o emprender estará acompañado por una firme voluntad. Si se quiere producir un cambio efectivo en nuestra vida, debe entrar en funcionamiento nuestra voluntad, ella es la combinación de la mente y la acción, la dirección consciente y la templanza de los deseos. La voluntad es el cambio conscientemente controlado. Su misión consiste en superar la inercia. La energía crea energía debido a la presencia de un impulso y éste es el de la voluntad que ha iniciado el movimiento y requiere la intervención de la consciencia. Corresponde a nuestra inteligencia del determinar cuál es el camino que nos corresponde a nuestra voluntad la misión de perseverar en el mismo y eso solo se consigue con disciplina.
SVADAYAYA auto estudio. El estudio de uno mismo, pero más allá de la intelectualidad y la razón. Implica ir tomando conciencia de nuestro cuerpo, qué nos dice, cómo los sentimos, mantener conversaciones con él y observar que le molesta y perturba. Estudiar nuestras emociones, nuestra mente y espíritu. Conocernos realmente, desde dentro. Saber donde proyectamos y hacia quienes lo hacemos, donde delegamos responsabilidades, conocer nuestros miedos, nuestras sombras….
ISVARA PANIDARA: La confianza en la vida. Es difícil esto en los tiempos que estamos viviendo, pero si somos realistas, no es una época peor que otra, es diferente, y cada momento en la evolución de las culturas ha habido y habrán altibajos, y todos, todos han pasado y el planeta y los que lo habitan han crecido un peldaño. Todo aquello que nos está sucediendo ocurre por algo que no es necesariamente malo, aunque lo percibamos así. Dejemos claro que tampoco se trata de sentarnos a esperar lo que la vida nos va trayendo, hay que ayudarle con el estudio, la observancia, el sentir y el actuar, pero dando gracias de que día a día se nos está dando una oportunidad para ir creciendo y que en el lugar que estamos es el correcto para ello, confiemos en nosotros, confiemos en lo que la vida nos tiene reservado.

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Anuncios

2 pensamientos en “Niyama…segundo paso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s