¿Por qué practicar yoga?….

942701_370292806414039_1382947542_n

El yoga nos conduce a desarrollar nuestro potencial interno como seres humanos en primer término y posteriormente nos ayuda a proyectarnos hacia un despertar de nuestra conciencia espiritual.

El yoga es un camino agradable, que puede ser practicado por cualquier persona sin importar la edad, hacia el bienestar de mente, cuerpo y espíritu, estableciendo la relación entre mente y cuerpo para devolver el equilibrio a nuestro organismo. El yoga es el camino idóneo para llegar a la autorrealización espiritual, a través de un buen funcionamiento de los elementos del cuerpo que nos proporcionan un equilibrio mental, físico y psicológico, permitiéndonos llegar a la comprensión de nuestra propia existencia.

Es sumamente importante para nuestra evolución tanto física, psíquica como espiritual el conocernos a nosotros mismos. Si nuestro Yo se encuentra en un estado de alegría y felicidad, nos da a entender que existe un equilibrio completo entre todas las fuerzas vitales que emanan de nosotros y esto confirma que nuestra mente y nuestro cuerpo están sanos.
Las técnicas del yoga tienden al fortalecimiento y a la elasticidad de nuestra columna vertebral mediante unos ejercicios especiales; los pulmones, el corazón y la circulación sanguínea, resultan estimulados por unos regulares ejercicios respiratorios. Es la respiración profunda y rítmica, uno de los secretos más importantes para obtener una considerable prolongación de la vida. Con los ejercicios del yoga uno aprende, entre otras cosas, a concentrarse, a llevar una respiración lenta y profunda, a relajarse, a alejarse del mundo, a conocer y saber convivir con la soledad; todas estas cosas, junto a la repetición de fórmulas mentales (mantras), la luz tenue, música oriental o relajante y el adecuado silencio ambiental contribuyen a ayudar en la meditación y nos ayudan avanzar en nuestras prácticas.

Nuestro método se basa en la escucha interna, en despertar el diálogo de nuestro cuerpo, retomar sensaciones olvidadas o reprimidas, permitir que cada rincón de nuestro cuerpo “respire”, devolverle su movilidad y fluidez a través de las posturas de yoga. No es un yoga “fácil”, no es llegar a clase y sentarse a meditar o recitar; hay un trabajo personal con nosotros mismos, se requiere “Estar Presente” en lo que se está realizando, buscar el punto de relajación que tienen todas las posturas, trabajar con ellas y aceptar un compromiso con nosotros mismos para poder ir evolucionando y alcanzar los beneficios que esta disciplina nos ofrece.

“Una mente tensa y rígida nos dará un cuerpo tenso y rígido.
Un cuerpo tenso y rígido nos dará una mente en las mismas condiciones”.

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s