Los Chakras…¿ruedas de energía o planos de conciencia?

Chakras

Los chakras son centros de actividad, receptores, asimiladores y transmisores de las energías vitales, que existen simultáneamente en muchas dimensiones de nuestro ser y por ello constituyen un punto de acceso a dichas dimensiones, pero para entender este concepto debemos así mismo aceptar que el hombre es más que su cuerpo, que además de una parte física, está compuesto de una parte mental, emocional y espiritual. Como seres espirituales, los chakras no tienen, naturalmente, ninguna propiedad material, pero puede ejercer influencia sobre cosas materiales. Se dice que funcionan correctamente cuando giran en el sentido de las manecillas del reloj, y cuando lo hacen de forma contraria es cuando interfieren en el metabolismo, ya que no solo metabolizan la energía que nos viene de fuera sino que también la detectan, por lo que sirven para proporcionarnos información sobre el mundo que nos rodea. Si bloqueamos algún chakra, no dejamos que entre la información, por tanto, cuando nuestros chakras fluyen en sentido contrario a las agujas del reloj, hacemos salir nuestra energía enviándola al mundo, y entonces detectamos la energía que hemos enviado y decimos que eso es el mudo. Es lo que en psicología se llama proyección.

Podríamos decir entonces que el cuerpo es el vehículo de la consciencia y los chakras son los centros de la vida que transportan ese vehículo a través de todas sus pruebas, tribulaciones y transformaciones. Pero ¿cómo se forman los chakras? las filosofías orientales dicen que es nuestro sistema de creencias, las experiencias que vamos obteniendo a lo largo de nuestra vida y la forma de enfrentarnos a ellas en el núcleo de nuestro ser, las que van creando las diferentes conciencias que operan en cada chakra, estas creencias son las que rigen nuestras vidas, y las que dan forma al mundo que vamos haciendo. Curiosamente, son muchos los médicos occidentales que actualmente opinan que dichas creencias mentales afectan a la estructura y comportamiento del organismo, y a medida que viajamos a través de los numerosos niveles de la consciencia veremos que nuestros pensamientos crean efectivamente el mundo que experimentamos.cha

Cada chakra representa su propia dimensión y la suma total de ellos forma una columna vertical llamada sushumna. Esta columna es un canal central integrador que conecta los chakras y sus diversas dimensiones. Sushumna transporta las energía psíquicas desde su origen, llámese como se le llame, al consumidor, individuo mental y físico. En el plano físico los chakras guardan correspondencia con los ganglios nerviosos, y con las glándulas del sistema endocrino, pero no son sinónimos de estos, sino que se superponen a ellos. Sin embargo sus efectos sobre el cuerpo físico son intensos, pudiendo articular el desarrollo de éste.
Un chakra es un patrón simbólico de nuestra propia programación mental y física y estos símbolos permanecen alojados en el chakra como parte de nuestra consciencia, que rige los actos, que a su vez gobierna la clase de experiencias que tendremos, es decir, el tipo de energías que el chakra estará en condiciones de atraer. Las pautas contenidas en los chakras tienden a perpetuarse por su interrelación con el mundo exterior, (de ahí el karma según los orientales). Uno puede quedar atrapado en la pauta de acción de un chakra, que se reproduce sin cesar así misma, produciéndose un bloqueo y aprisionándonos en un nivel determinado. Dicho bloqueo puede ser consecuencia de hiperactividad o desarrollo insuficiente de uno de ellos al quedar atrapados en una pauta mental, pero podemos interferir en ella y lograr un cambio. Recordemos la famosa ley inmaterial de la correspondencia (o de la fuerza de atracción), en la que se dice que voy a atraer todo aquello que esté en la misma longitud de onda que yo. Esta ley nos muestra que, en función de nuestro estado de ánimo y nuestros pensamientos, atraemos o nos sentimos atraídos por las personas o situaciones que se corresponden con ellos, sea positivo o negativo, por lo que vamos perpetuando un patrón de comportamiento que si es positivo genial, pero si no lo es a la larga irá repercutiendo en nuestro físico. Los chakras se asocian con siete niveles de la consciencia y cuando experimentamos la apertura de uno de ellos entramos en la compresión del estado de consciencia que se asocia a él. Juntos estos siete chakras constituyen los componentes principales de nuestra consciencia.

LOS CHAKRAS Y LA KUNDALINI7_chakras_en_un_circulo_invitacion_personalizada-r31dd2efc1fb847cd962b7cd3c6407e22_8dnmv_8byvr_512

Los chakras se vinculan a una divinidad llamada Kundalini, una serpiente que duerme enrollada tres vueltas y media alrededor del primer chakra. La diosa despierta y empieza a subir centro a centro despertando la región correspondiente, alcanzando la iluminación completa. Además de recorrer la columna vertical (Sushumna), recorre los chakras dibujando ochos, creando otras dos corrientes energéticas llamadas Ida y Pingala, sol y luna.
Kundalini es por lo general una experiencia única y poderosa cuyo resultado es un cambio profundo de consciencia.

De abajo arriba estos son los siete chakras, y las pruebas por donde se nos indica que debemos de trabajarlos, teniendo presente que tanto un exceso o un defecto en dichas pruebas o trabajos, traerá un desequilibrio y un patrón de comportamiento que se nos irá repitiendo incansablemente a lo largo de nuestra vida, generando bloqueos, ansiedades, enfermedades o cualquier tipo de malestar físico, mental o emocional.

1º. MULADHARA. La tierra. Puntos para trabajar con el serían la toma de fundamento, la supervivencia, que es su nivel de consciencia, la materia y el cuerpo.
2º. SWADHISTANA. El agua. El principio del placer, la sexualidad y el instinto de protección, la empatía y la sociabilidad, son puntos para trabajar este centro y para que su energía sea fluida.
3º. MANIPURA. El fuego. La energía personal, el poder, la voluntad y la capacidad de combinar nuestros deseos con nuestra voluntad para darles el impulso necesario para su manifestación, es lo que nos enseña a trabajar este chakra.
4º. ANAHATA. El aire. El equilibrio, la afinidad, el amor, la comprensión y la aceptación se nos pondrán a prueba en este nivel de conciencia.
5º. VISHUDA. El sonido. La comunicación, nuestra capacidad de expresarnos, comunicar nuestras ideas La vibración. Nuestras pautas vibracionales con nuestro entorno, con lo que pensamos, sentimos y realizamos. Las pautas vibracionales de nuestra vida: actos, pensamientos, hábitos…afectarán a nuestro organismo, por aquí es por dónde se nos pondrá a prueba para trabajar este plano de conciencia.
6º. AJNA. La luz. La visión. Percibir sin prejuicios el vasto dominio de la información visual, es la esencia y la función del sexto centro. Aprender a ver más allá de “esto o lo otro” porque hemos de ser capaces de traducir nuestras percepciones visuales a otras formas como el lenguaje, actos o emociones para que resulten objetivadas y tangibles. El trabajo con los sueños y las visualizaciones corresponden a este centro.
7º. SAHASRARA. El pensamiento. La clave de sabiduría de este chakra es el entendimiento de la armonía en interrelación de cada una de las dimensiones que hemos explorado hasta aquí. Su característica más significativa es una cualidad de interioridad.

Personalmente creo que un chakra, no es una rueda, sino un plano de conciencia que tenemos que trabajar durante nuestra vida. Allí donde más lo necesitemos se nos pondrá a prueba una y otra vez, hasta que tomemos conciencia de ello y podamos resolver el conflicto, el estar dispuestos a ello ya es otra cosa.
“Quien sepa dominar sus pensamientos gobernará y creará su mundo, ya que de ellos depende la fortaleza de nuestro cuerpo y el éxito de todo aquello que emprendamos.”

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Un pensamiento en “Los Chakras…¿ruedas de energía o planos de conciencia?

  1. Pingback: Los Chakras…¿ruedas de energía o planos de conciencia? | El Amarna | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s