Aceite esencial de albahaca

albaha10

La palabra albahaca procede de la griega basilicos, que significa real, quizás porque era muy estimada por éstos en sus ungüentos.
Hay muchas variedades de Albahaca y proceden de Asia y las islas del Pacífico. En la India, la llaman tulsi y es muy utilizada por la medicina ayurvédica y está consagrada a Krisna y a Visnú; algunas poblaciones indias se inspiran mascando hojas de albahaca antes de participar en ceremonias religiosa. En Grecia es muy valorada y en algunas iglesias también se pueden encontrar recipientes de esta planta a los pies de los púlpitos. En China se utilizó durante siglos contra la epilepsia.
Actualmente crece silvestre por todo el mediterráneo y gran parte de Europa. Existen una gran diversidad de variedades que se diferencian por su altura, color de las hojas o por su aroma que puede recordar al del hinojo, estragón o tomillo. Puede alcanzar una altura de medio metro, sus hojas son anchas, ovaladas y en punta con flores de color púrpura y blanco. Su aceite esencial es de un amarillo verdoso claro. Su aroma es suave, refrescante y muy agradable y su sabor dulce y ligeramente amargo. Mezcla bien con el aceite de bergamota, pimienta negra, salvia, geranio, espliego, mejorana, melisa y verbena.
Entre otras cualidades es antidepresiva, antiespasmódica, carminativo, expectorante, nervina, estimulante de la corteza suprarrenal, nervina, estomacal, tónica y emenagoga. Esta última propiedad hace que no deba ser utilizada por embarazadas.
Se parece mucho a la menta piperita, pero es más caliente. Es buena para la indigestión, vómitos, espasmos gástricos, náuseas, dispepsia e hipo. Limpia intestinos y riñones gracias a su acción antiséptica. Puede disminuir el exceso de ácido úrico en la sangre y aliviar la gota, avivando la circulación de la sangre. Es sudorífica y febrífuga y se puede emplear en todo tipo de fiebres. La medicina ayurvédica la combina con la pimienta negra en la fiebre de la malaria.
Es un aceite “mental”, cefálico excelente (solo el romero puede competirle), clarificador del cerebro. Muy eficaz en jaquecas y migrañas. Reanima tras un desvanecimiento o una parálisis temporal. También ayuda a eliminar los pólipos nasales y dolores de oídos. Despeja la cabeza, alivia la fatiga intelectual y le da a la mente fuerza y claridad. Se puede emplear en todo tipo de trastornos nerviosos, sobre todo los asociados a la indecisión, histeria o debilidad. El doctor Valnet, la recomendaba para la epilepsia y parálisis temporales. La acción de su aceite se parece algo al del tomillo, pero no es un antiséptico tan potente, actúa más sobre la mente y las emociones.antidepresivos-naturales-en-plantas
En compresas se utiliza para reducir la congestión de los pechos, y como enjuagues bucales es muy útil contra las úlceras de la boca y las infecciones de las encías. Si se ha de emplear como aceite de masaje es recomendable su uso mezclado con el aceite esencial de lavanda, sobre todo para músculos cansados, tensos o en personas agotadas por las actividades físicas.
Imita a la hormona del estrógeno, y combinado con otros aceites resulta útil en el tratamiento de problemas menstruales, como insuficiencia de la regla e hinchazón de los pechos. Algunos autores le confieren efectos positivos sobre las dificultades de la concepción.
Eficaz contra picaduras de avispas y otros insectos. En Asia se empleaba para reducir diversas fiebres provocadas por la presencia de parásitos en la sangre tras la picadura de mosquitos.
A nivel psicológico aporta equilibrio y claridad a las emociones, eliminando la necesidad de controlar. Ayuda abrir el corazón para expresarnos con claridad, alejando el miedo y la inseguridad a la hora de comunicarnos o hablar. Nos aporta seguridad para poder expresar nuestros dones creativos y confiar en nuestra intuición. Nos ayuda a afirmarnos y expresarnos positivamente.

Empleo seguro de los aceites esenciales:
-La automedicación es imprudente ya que ciertos aceites esenciales tienen contraindicaciones para las embarazadas, personas alérgicas o con problemas crónicos, como hipertensión o epilepsia y en el caso particular de bebes, niños y ancianos se utilizan en menor proporción y no todos son recomendados. El uso interno de los aceites esenciales debe ser controlado por facultativo médico especializado en aromaterapia.
-Mantenerlos fuera del alcance de los niños y no utilizarlos con bebés de menos de seis semanas de vida.
-Siempre que sea posible hay que comprarlos orgánicos y 100% puros; deben embotellarse en cristal oscuro y guardarse en un lugar seguro.

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s