Algo sobre aromaterapia

Nuestra función olfativa está conectada directamente al cerebro. El interior de nuestras fosas nasales están cubiertas por una mucosa que contiene unas células que son estimulada por la presencia de partículas químicas en todo aquello que inhalamos. De los receptores olfativos situados en la mucosa de la pared superior de las fosas nasales parten unas ramificaciones que llegan directamente al bulbo olfatorio del cerebro.
Los centros receptores de la vida vegetativa se localizan en el hipotálamo y éste controla el sistema hormonal a través de la glándula pituitaria, de ahí que un aroma nos pueda despertar sensaciones de confort, relajación, sensualidad, pánico o ira. El sistema vegetativo está relacionado con la memoria por lo que no es de extrañar que al inhalar determinados aromas se nos despierten recuerdos del pasado que pudiéramos tener olvidados. Un determinado olor puede parecernos agradable o desagradable en función del recuerdo que despierte en nosotros.
El uso de la aromaterapia es antiquísimo, no hay civilización que no haya empleado diversas partes de las plantas con fines religiosos, medicinales o cosméticos. El uso más primitivo quizás fuera el humo provocado al quemar determinadas plantas para alejar a los espíritus. El chamán era quién poseía el conocimiento sobre las propiedades curativas de las plantas y en qué forma se las podía emplear. Existen numerosos yacimientos prehistóricos donde se han encontrado restos de plantas alucinógenas.
Además de ser inhaladas, los aceites esenciales de las plantas se emplearon en el uso de masajes. En Egipto el uso de los aceite para el cuerpo era algo cotidiano. Hay papiros que datan del 2551-2528 a.c. que describen el uso medicinal y cosmético de algunas plantas. En la tumba de Tuntankamón se encontró un frasco con incienso solidificado y de todos es conocido que entre otros ingredientes, el extracto de madera de cedro era empleado en la momificación.
El comercio y uso de los aceites se fue expandiendo a través de las rutas marítimas y de las caravanas por todo Oriente. Hay tablillas babilónicas del 1.800 a.c. que así lo atestiguan.
Los griegos asimilaron estos conocimientos y los fueron ampliando, expandiéndose con el tiempo a la antigua Roma, quienes utilizaron los aceites para sus cuerpos, ropajes, camas y casas.
Fue Avicena en el siglo X quien descubrió el método por destilación, siendo el extracto de rosas el primero en destilarse. Su perfume se hizo muy popular y llegó a Europa en la época de las cruzadas. En el siglo XIII se fue difundiendo el empleo de los métodos de destilación y la esencia de romero fue una de las primeras que se consiguió aislar, siguiéndole la de lavanda. En el siglo XVI ya se obtenían más de setenta esencias destinadas al empleo en perfumería y curación.
Fue un químico francés, R.M. Gattefossé quién empleó por primera vez el término aromaterapia. Su interés por el tema nació a raíz de sumergir su mano en aceite esencial de lavanda, tras sufrir graves quemaduras en una explosión en su laboratorio. Quedó sorprendido por la rapidez de curación de sus heridas y que no se infectaran ni dejaran cicatrices. En 1928 publicó un libro sobre el empleo de los aceites esenciales en dermatología.
En el año 1939, uno de sus colegas, M.Godissart fundó una clínica de aromaterapia en los Ángeles, en la que se han logrado curaciones de muchas enfermedades dérmicas de diversa gravedad. El doctor Jean Valnet conocía la obra de Gattefossé y pudo comprobar las cualidades de los aceites al tratar a varios enfermos durante la segunda guerra mundial. En 1964, Valnet publicó un libro titulado “Aromaterapia”, del que posteriormente en el año 1982 apareció una edición inglesa con el título de “La práctica de la aromaterapia”. Se cree que esta obra fue la responsable de que se considere a la aromaterapia como una técnica complementaria y eficaz tanto en prevención como en curación de determinadas dolencias.
Iremos comentando las cualidades de los principales aceites esenciales y su uso en próximos artículos.

 

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

 

3 pensamientos en “Algo sobre aromaterapia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s