Gnana-yoga

 

Es el yoga del conocimiento, de la sabiduría. Pero no lo confundamos con el conocimiento ordinario y superficial al que estamos habituados. Este es un Conocimiento con mayúsculas, libre de juicios e interpretaciones que nos llevan a prejuzgar antes de realmente “conocer”. Se dice que es el más difícil ya que se requiere mucha fuerza de voluntad y un gran intelecto para conseguir su meta que es la transcendencia, la libertad y la autorrealización.
El gnana-yogui trabaja para conseguir diferenciar lo real de lo irreal a través de sí mismo. Para ello primero debe de conocer el mundo de las apariencias para después transcenderlas. A través de su trabajo consigue una sabiduría discriminativa y pura. El practicante aquí no se contenta con el conocimiento simple y limitado, sino que investiga a fondo esperando encontrar la realidad que hay detrás de lo que el resto de la humanidad asegura que es “la realidad”.
Trabaja consigo mismo profundamente para liberarse de apegos, ofuscaciones y distorsiones; intenta liberarse de sus miedos, interpretaciones, juicios y de todo lo que pueda ofuscar una clara visión. Medita para aprender a distinguir lo superfluo y trivial de lo que es verdaderamente esencial e importante. Logra direccionar sus pensamientos y reorientarlos para liberarlos de la vorágine de los fenómenos externos, para conocer “más allá” de lo que parece ser.
El gnana-yogui trata de situarse más allá de sus reacciones sin perder de vista su ser interno. Su pensamiento siempre está indagando, buscando una compresión más allá de la intelectual, ya que esta no libera, sino que encadena. Intenta estar constantemente conectado con su Ser interno, no involucrándose en las actividades: está en lo externo sin perder lo interno, en la multiplicidad sin perder la consciencia de unidad. Trabaja por lograr encontrar aquello que hace posible la acción, la palabra, el pensamiento….y no dejarse arrastrar por ello, y poder así lograr la quietud y la compasión.
El no se identifica con el ego, la sombra, la personalidad o cualquier otra envoltura con la que el común de los mortales tan fácilmente se identifica y hacen suyas. El medita para transcender todas estas envolturas y situarse en ese Ser que realmente Es. El trabajo para no perder esa atención y contacto con el Ser que Es, siempre le mantiene atento hacia adentro, retomando una y otra vez la vigilancia, perseverando. A través de la meditación y la auto indagación aprende a percibir todo aquello que ocurre en su vida y actuar como un mero espectador, situándose por encima de ellos y de esta forma observarse y conocerse así mismo.
En un texto sagrado hindú se afirma que este yoga tiene cuatro sadhanas (ejercitamientos espirituales): la discriminación, la renuncia a los frutos de la acción, el cultivo espiritual y los seis logros (tranquilidad, control de los sentidos, abstención, resistencia, recogimiento mental y fe).
No debe olvidarse que un gnana-yogui utiliza su mente para indagar en su propia naturaleza y de esa forma hacer que desaparezcan los velos de la ignorancia.

 

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s