No al insulto fácil

 

Soy usuaria de Facebook, me ayuda a dar a conocer mi trabajo y también a tener conocimiento de algunas noticias que de otra forma no tendría. Lo que me está asustando últimamente es la capacidad que tiene el ser humano para el insulto fácil y la descalificación. Siempre se nos ha enseñado que el diálogo y la negociación es primordial para un buen entendimiento, que podemos pensar diferente y a pesar de ello seguir respetándonos.
¿Qué nos está ocurriendo? Entre mis contactos de la red social tengo agregados de todas las ideologías y me da igual la forma en que piensen siempre y cuando me presenten su descontento desde el sentido común y con el objetivo de construir algo nuevo y diferente a lo que se nos está ofreciendo por nuestros gobernantes, líderes religiosos o el personaje de turno. No sé quién dijo “que es más fácil engañar al ser humano, que convencerle de que le han engañado” y me da que tiene toda la razón por lo que voy leyendo por todos lados.
Sin ánimo de ofender a nadie, somos muchos los que nos hemos sentido engañados por los políticos, rojos, verdes, azules o amarillos desde hace ya varios años que poco importa el color cuando las cosas no se hacen bien y hemos “tirado” de democracia para cambiar lo que no nos ha gustado, defraudado o timado. Pero actualmente, ¿cómo puedo confiar en alguien que me está vendiendo algo desde el insulto o la descalificación del contrario? Da lo mismo que esté en el poder o en la oposición.
Políticos, periodistas, escritores y hasta filósofos presentan sus creencias, cartas o alegatos insultando al contrario ya sea en televisión, radio o en prensa escrita. Y nosotros, la gente de a pie a seguir a aquellos con los que más comulgamos utilizando sus mismas armas. Y ya da igual que se trate de política, leyes penitenciarias, religión o cualquier tema de actualidad. ¿Cómo puedo creer a alguien que se refiere al último parricida conocido como hijo de la gran…y pide la pena de muerte para él, cuando acto seguido me cuelga en la misma red social donde pidió lo primero, una foto de los niños pidiendo una oración por sus almas?. ¿Qué valoración intelectual puedo dar a una persona que escribe una carta al presidente de turno de un país y comienza dicha carta con “Hijo de la gran…..” y a continuación expone sus quejas?
Todos tenemos derecho a la pataleta, el enfado o la indignación. Pero si tanto nos quejamos de lo impresentables, inútiles, desvergonzados, ineptos o incultos de aquellos que nos gobiernan o rodean, no actuemos igual. Seamos más presentables, útiles y cultos que todos ellos. Cambiemos lo que no nos gusta, pero desde el respeto al otro y sobre todo con hechos que vayan dejando semillas no desperdicios.
Algunos días no nos vendría nada mal una clase de relajación antes de sentarnos frente al ordenador.

María José Rodriguez Pujante. Profesora de yoga

Anuncios

Un pensamiento en “No al insulto fácil

  1. La persona que no respeta a su adversario, contrincante, oponente, rival o simplemente a su prójimo sea próximo o lejano, difícilmente será capaz de asumir sus propios errores, carencias y limitaciones. Enmarcado en una sociedad donde cada vez mas prima “la comunicación sin nada que decir” y donde cualquier “tuercebotas” puede saltar a la popularidad por méritos tan nobles como: con quien comparte cama, de quien es ex o en que programa frívolo e insulso es capaz de aparecer. No me queda otra que recordarme, cada vez con mas frecuencia, unos principios que transmitía a mis hijos cuando comenzaron con sus competiciones deportivas y al terminar un partido perdiendo, llegaban llorando desconsoladamente culpando a decisiones arbitrales y/o despotricando de lo “poco deportistas” que habían sido “los del otro equipo” utilizando juego sucio para llevarse el partido. Solía ser en el coche de vuelta a casa cuando, ya con los ánimos mas calmados, les repetía casi como si de un mantra se tratara que ” El buen deportista no es el que mas goles marca, o mas canastas consigue, si no aquel que cuando pierde, felicita al ganador y cuando gana, no ridiculiza al perdedor”.
    Aplicando esta sencilla premisa……………………. tal vez, nos iría un poco mejor.

    Antonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s