Deccociones, jarabes y tinturas

La decocción es un método que implica una extracción más enérgica de los principios activos de la planta que la infusión o la tisana y aunque hay quien solo la emplea para raíces, cortezas, ramas y algunas bayas, yo también la he empleado para las hojas y flores dando muy buen resultado.

Hay naturópatas que realizan una decocción simple calentando la hierba en agua fría y dejándola hervir unos minutos a fuego lento (puede incluso llegar a una hora de cocción), yo empleo un método algo más complicado.

Emplear 50gr de la planta por un litro de agua mineral. (Si deseo emplear dos plantas serán 25gr. De cada una). Se deposita en un recipiente que tenga tapadera y se  añade 50ml. de agua procurando humedecer toda la planta. Se tapa y deja reposar 5 minutos, para añadir acto seguido 450ml de agua fría, mezclar bien y lo dejar macerar unos 10 minutos agitando frecuentemente. A continuación se añade el resto del agua y se calienta a fuego lento unos 15 minutos si son hojas o flores; o bien 30 minutos si son cortezas, raíces o semillas. Dejar reposar media hora y después se cuela. Ya está listo para ingerir en tres tomas diarias en vasos pequeños, quizás puede que se tenga líquido para día y medio o dos días, pero no importa porque se puede mantener en el frigorífico bien tapado no más de cuarenta y ocho horas.

Jarabes

Las decocciones a veces son utilizadas como vehículo en otras formas de empleo, por ejemplo en jarabes, ya que de esta forma podemos conservarlas durante más tiempo y se realiza añadiendo miel o azúcar moreno. La miel es muy suavizante y el jarabe que resulta es ideal para la tos si hemos preparado la decocción para ello y  suele ser más fácil de tomar para aquellos que son reacios al fuerte sabor de las deccociones.

Para preparar un jarabe se calientan 500ml de la decocción en un cazo y se añaden 500gr. De miel o de azúcar moreno, removiendo sin cesar hasta que se disuelvan. Una vez fría la mezcla, se echa en una botella de vidrio oscuro, que debe sellarse con un tapón de corcho.

Las tinturas son un preparado totalmente distinto, ya que aquí no es solo el agua la que se emplea como vehículo para extraer los principios activos de la planta, también se emplea  el alcohol, no empleando nunca alcohol industrial, desnaturalizado o metílico ya que son tóxicos.

Se utiliza 200g. de planta seca o 600gr. si es fresca por litro de una mezcla de agua y alcohol. El más adecuado es el vodka., por lo que en una botella de 75cl. De dicho alcohol utilizaremos una mezcla de 37,5cl. De agua y la misma cantidad de vodka. Se introduce la planta en un recipiente grande y se cubre con la mezcla de líquido. Se tapa el tarro bien sellado y se almacena en un lugar fresco durante dos semanas agitándolo ocasionalmente. Pasado ese tiempo hay que filtrar o prensar muy bien líquido y planta (se puede emplear un colador chino o una prensa pequeña casera para vino). El líquido resultante se vierte en botellas limpias de cristal oscuro, empleando un embudo si es necesario. La dosificación es de unos 5ml. tres veces al día diluidas en un poco de zumo o agua.

En caso de niños, embarazadas, inflamaciones gástricas o ex­­-alcohólicos se añade una pequeña cantidad de agua hirviendo a la dosis de tintura (5ml.) en una taza y se deja enfriar, de esta forma se consigue la evaporación de casi todo el alcohol.

María José Rodríguez Pujante. Profesora de yoga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s